A día de hoy hay un sinfín de tejidos con los que se confeccionan los vestidos de novias y sus complementos. Uno de los más recurrentes es el Chantilly, un encaje  ligero y elegante, que habitualmente no se sabe distinguir de la blonda o de otros tipos de encajes.


El Chantilly se caracteriza por ser de seda y estar elaborado con la técnica del bolillo. El fondo del tejido está formado por formas hexagonales mientras que por encima se crean diseños vegetales como hojas, flores y guirnaldas.

 

 

Su nombre proviene de la ciudad de Chantilly lugar donde las encajeras, reunidas junto al castillo de Chantilly, realizaban sus labores.

Su origen tiene lugar en siglo XVII cuando la Duquesa de Longueville, fascinada por este tejido, decidió popularizarlo.

El mecenazgo de la Duquesa y su facilidad comercial, gracias a la cercanía de París, hicieron que rápidamente fuera demandado por todas las aristócratas.

Tomó especial popularidad en Francia durante los reinados de Luis XV y Luis XVI, siendo el encaje favorito de Madame du Barry y de Maria Antonieta.

Con el inicio de la Revolución Francesa la demanda de encaje disminuyó, Maria Antonieta fue guillotinada y con ella fueron asesinado los fabricantes de Chantilly y las encajeras ya que eran vistos como los protegidos de la realeza, tras estos sucesos la demanda cesó por completo.

Posteriormente fue Napoleón quien hizo resurgir el Chantilly durante los años 1804 y 1815, en ese momento la producción del encaje se centraba en Normandía.

El Chantilly volvió a tener sus años de esplendor a mediados del siglo XIX, cuando la moda hizo que todas la señoras anhelaran tener chales o guantes de Chantilly.

 

 

A su vez Nottingham (Inglaterra) y Lyon (Francia) se convirtieron en importantes centro de elaboración de bordados mecánicos y encajes industriales, que imitaban perfectamente los elaborados a mano hasta el punto de ser complicados de distinguir.

En la actualidad el Chantilly se continúa utilizando principalmente en vestidos de  novia o fiesta, y su proceso de elaboración está muy mecanizado para poder dar respuesta a la demanda de tejido.

Un abrazo.

Fundadora: INKU Atelier

Pin It on Pinterest

Share This

Esta web utiliza cookies. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar